Constelaciones Familiares

Sobre las Constelaciones Familiares y la Mirada Sistémica

“Todo lo que no se hace consciente, se convierte en Destino”

Carl Jung

Constelaciones Familiares y la mirada de los fenómenos sistémicos es la obra de la madurez de Hellinger (Alemania 1925). Sacerdote católico y misionero en su juventud. Abandona los hábitos y se forma en los años 70 en psicología, psicoanálisis, terapia primal y análisis transaccional.

Que logran las Constelaciones Familiares

El “Destino” no es más que el resultado de fuerzas del sistema de familila, que dado que no las vemos nos toman a su servicio. Lo que hacen las Constelaciones Familiares es sacar a la luz lo que está oculto.  Lo que cobra una fuerza inusitada sobre los miembros más jóvenes del sistema familiar y se convierte en “Destino”. Una vez que se saca a la luz y se integra, pierde su poder oscuro y se convierte en una fuerza positiva. Así que a través de las Constelaciones se pone en evidencia un nuevo equilibrio para la familia en el que todos sus miembros pueden estar mucho mejor y tomar la vida de una manera más nutritiva.

No somos piezas independientes. No es que la red familiar pueda afectar nuestra vida y destino, es que nuestra vida y destino forman parte de la red familiar, red país, en la red mundial. Somos parte de un sistema que es parte de un sistema más grande. Las constelaciones no nos liberan de esa influencia porque no hay manera de liberarse, ni siquiera con la muerte. Sólo nos otorga la posibilidad de la conciencia y de asumir la responsabilidad en una mejor solución para todos y eso, … es más que suficiente.

La Mirada Sistémica en la práctica del sanador.

“Solo podemos actuar de forma responsable
si nos fiamos de nuestra propia existencia”

Bert Hellinger

Nuestro actuar siempre genera consecuencias para nosotros y para nuestra familia, lo sepamos o no, nos guste o no. Conocer las leyes del sistema y desarrollar una mirada para observar los fenómenos sistémicos es un aprendizaje fundamental para los seres humanos.

Los terapeutas, coaches y en general todos los profesionales relacionados con los procesos del alma, cualquiera que sea la escuela desde la cual ejerzan, encontrarán en el desarrollo de una Mirada Sistémica una forma de potenciar sus prácticas y ser observadores más potentes de los fenómenos transgeneracionales. Una vez que reconocemos la existencia del campo de familia y nos familiarizamos con sus órdenes y sus leyes, que no son más que las leyes del amor, nos convertimos en observadores de los fenómenos que ocurren cuando por ignorancia se contravienen las leyes del sistema.

Desde nuestra práctica de acompañamiento a través de coaching ontológico, con cierta frecuencia surgen dinámicas personales que remiten a las historias de familia ocultas. Estas son solo visibles para aquellos que conocen distinciones claves de las leyes y las dinámicas del sistema de familia. Y viceversa, después del trabajo de constelaciones, las personas pueden quedar con la necesidad de acompañamiento para hacerse cargo de las consecuencias para su vida de lo que la constelación le muestra. El profesional que acompaña este tipo de procesos posterior, lo haga desde la terapia o desde el coaching, requiere competencias para distinguir qué conversaciones ayudan y que conversaciones más bien le quitan fuerza al trabajo ya realizado.

Contacto

Venezuela flags